diumenge, 25 d’octubre de 2009

Lecciones magistrales de las instituciones ante la situación de Amadeu Casellas

Ahora que, en estos días, se habla tanto de la recuperación de la autoridad de profesores y maestros en las escuelas a las que asisten nuestros hijos, hijas y jóvenes; los adultos y las generaciones más jóvenes de ciertos entornos críticos, alternativos y antagonistas, recibimos en la cotidianidad de nuestras luchas, unas lecciones magistrales.
A principios del año pasado, tuvimos la oportunidad de seguir muy de cerca, la huelga de hambre que sostuvo Amadeu Casellas y que abandonó a los 76 días tras llegar un acuerdo para salir en libertad. Seis meses después de dicho acuerdo, aprendimos la segunda lección magistral. Las instituciones carcelarias que gestionan el dolor de la privación de libertad, utilizan la mentira y el engaño, como instrumento de lo que sus gestores y profesionales llaman reinserción.
Mucho antes, tuvimos oportunidad de recibir la primera lección magistral. En esta ocasión fue a cargo de la jueza del juzgado de lo penal nº 2 de Manresa. Ella nos enseñó que la justicia está sometida bajo el imperio de la ley: de su ley, injusta, arbitraria, clasista, atentatoria contra cualquier estado de derecho y de izquierdo; impune, letal, mutiladora...
La tercera lección magistral, es la que intentan darnos los responsables de la dirección general de servicios penitenciarios (todo un sarcasmo llamar servicios a las prisiones). Insisten en que la situación penitenciaria de Amadeu y lo que piensan hacer con él, es confidencial y esa información sólo concierne a la familia directa y a los abogados y abogadas. Como ya hemos aprendido la segunda lección y sabemos que las verdades a medias forman parte del engaño, les hemos recordado que las personas autorizadas por Amadeu para recibir esa información, también tienen derecho a conocerla. La tercera lección magistral, es la negación de derechos. No sólo los de Amadeu, sino los de sus familiares, amigos y amigas.
Hay una cuarta lección magistral, es la del silencio sobre el continuado abuso. El control de la información a través de comunicados que sólo explican la versión oficial y las verdades a medias. Riesgo de fuga, causas pendientes, reincidencia, alarma social..., estos y muchos otros argumentos son los más recurrentes para ocultar la realidad de un pacto que todos quieren silenciar y ocultar, incluso las instituciones que presuntamente deberían de vigilar por el cumplimiento de ellos. Me refiero al Sindic de Greuges, que se ha mostrado una pieza fundamental en la complicidad con ese silencio, en el abandono de dicha vigilancia, en el encubrimiento del no cumplimiento del pacto y en la justificación del abuso y el engaño.
La quinta lección magistral, nos la dan desde el departamento de interior, que dicho sea de paso, su máximo responsable pertenece al mismo partido, que el máximo responsable del Sindic de Greuges, y que presta una inestimable y miserable colaboración, con la Consejería de Justicia, a la hora de evitar que las protestas en la calle, tengan vida propia y no mueran en la asfixia de la brutalidad intimidatoria de los antidisturbios de los mossos de esquadra. El modelo de parque temático de la protesta organizada, tiene el esperado efecto de control y disuasión, pero afortunadamente, como todo jarabe de palo que se precie, tiene unos inesperados efectos secundarios que superan la propia acción específica del medicamento.
La sexta lección magistral, es la más cruel e inhumana. Las instituciones nos enseñan lo poco que les importa una vida humana, por mucho que después algunas se rasguen las vestiduras con determinadas píldoras o prácticas abortivas, o por mucho que griten discursos contra los asesinatos de bandas armadas del Norte o del Este, o mientan al autoproclamarse grandes paladines contra las penas de muerte.Parece que 100 días seguidos sin comer o 200 al año, no es algo que les haga reflexionar y se sientan cómodos en las sillas de sus grandes digestiones, en los restaurantes de lujo o en sus palacios. El hambre en el mundo, con sus vientres preñados de hambre, es lo que les debe de preocupar. Hambre generada desde sus democracias, huelgas de hambre como última salida a la libertad, que ellos desprecian desde su altiva arrogancia. Un desheredado de la tierra no ha hecho suficiente esfuerzo para ganarse la libertad, deben de pensar. La libertad es sólo privilegio de los escogidos, de los electos, de los que tienen las llaves de acceso al paraíso de la corrupción. Corrupción que será eterna cuando se consuman sus cuerpos entre los mármoles de sus panteones.
La séptima lección magistral, es la más contundente y definitiva. La demostración de lo que es esta democracia o cuarto grado de libertad vigilada, en la que no hay nada que envidiar a las más despreciables dictaduras y sistemas totalitarios. Lo que no se puede eliminar en los modernizados centros de explotación y exterminio, se asesinan a fuego lento. Se neutralizan con la represión a baja intensidad.
Como sucede habitualmente, las lecciones magistrales, intentan ser ejemplarizantes, pero como toda instrucción punitiva, nunca el resultado es el deseado por los eminentes catedráticos, y una parte de lxs estudiantes abandonan las clases y el estudio, por otras experiencias más útiles y reales. Sí, las lecciones magistrales, cuando se intentan trasladar a la vida cotidiana, no sirven porque siempre son irreales y sobretodo, muy tristes. Matan la vida que se agita en los impulsos más libres y cuando se reprime su expresión, pueden estallar de emoción, de un impulso incontrolado que Habeas Corpus expresa muy bien: "nos estáis obligando a sentir..."

No nos dais otra opción:
LIBERTAD AMADEU CASELLAS, YA!!!