diumenge, 7 de juny de 2009

Concentración ante la sede p$oe en málaga en solidaridad con los presxs en lucha

Las ocho de la tarde fue la hora convenida para mostrar ante las sedes del p$oe nuestro rechazo ante la situación penitenciaria que atraviesa Joaquín Garcés en un llamamiento internacional en solidaridad con él, y con otros muchos más.

El escenario fue elegido para denunciar la política penitenciaria de estado que practica el partido de gobierno, con una traducción sistemática del encierro a límites númericos en lo que a personas afecta, y a cantidades de beneficio, que les aporta la sistemática denegación de posibilidades de salida a personas presas consideradas inadaptadas o peligrosas, y que se plasma en el plan de amortización de macrocárceles para contener a cuantas más personas y cuantos más años mejor, en lo que ya se considera el negocio perfecto de la cadena perpetua encubierta.

La situación ha tocado fondo a muchos niveles, y hoy en día, el interior de las cárceles empieza a decir basta. Hay situaciones concretas sangrantes como la de Joaquín, que encarcelado ilegalmente durante 5 años más de la cuenta, quebrantó esa causa en un periodo en que ya debía estar cumplida. Ahora está en un lapsus jurídico tal, que necesita del apoyo de extramuros.

Cómo él, Amadeu Casellas se bate en pulso a las hordas penitenciarias. Ha dejado la huelga de sed, pero sigue convenciendonos de su lucha. Tiene todas las posibilidades objetivas para disfrutar de permisos de salida, incluso las falsas promesas de ello, y aún continua pagando años sin sentido. Dispone incluso de un puesto de trabajo para hacer aplicable un acceso al tercer grado y poder con él, disfrutar de la libertad condicional.

Como ellos dos, Miguel Fco. Montes también lucha por conseguir la libertad. Su caso recuerda mucho al de Manuel Pinteño, y como él, ha llegado a cumplir de manera continuada 33 años de cárcel, siendo los referentes explícitos de la cadena a perpetuidad en el estado español. Enfermo y sin asistencia especializada ni medicación prescrita, lleva en huelga de hambre desde el 6 de mayo pidiendo un tratamiento adecuado a su enfermedad, la hepatitis C que lo tendría que poner de patitas en la calle por razones humanitarias.

Aprovechando que la hermana de este último preso, residentes en Benalmádena (Málaga) estaba participando en la concentración de solidaridad con los presxs, una delegación de la protesta subió a la sede soezialista para comunicar formalmente nuestro rechazo a la política penitenciaria del gobierno y dar comunicación del apoyo que van a recibir las personas presas para acceder a la libertad de manera digna.

Nos atendieron asépticamente, aunque escucharon todo lo que fuimos a decirles impasibles, inmersos como estaban en la carrera electoral por el poder. Ya de paso les hicimos explícitamente una aclaración. El día 7 de junio, muchas personas obviarán al sistema electoral como precursor de todas las injerencias, que por razón de estado soportamos las personas libres. En ese mensaje de abstención activa, una de las múltiples razones que lo sustentará será la lucha de los derechos humanos en prisión. Nuestras conciencias rechazan el voto, cuanto más a un partido que ha hecho del Asunto Penitenciario un estandarte de la aplicación de un estado de excepción, que criminaliza la pobreza y la disidencia política, en un marco apestosamente democrático.

En el tema de las prisiones se está cometiendo un absurdo, al pretender que la segregación puede dar algún resultado social que no sea vergonzoso para la humanidad como tal.

Secretaría Pro-Presxs