dimecres, 20 de maig de 2009

¿Quién siguió de cerca el proceso de libertad fallida de Amadeo Casellas...?

El actual director de la prisión de Brians 2, Pedro Domínguez, el 17 de Junio del 2004, como director de la prisión de la Modelo, telefoneó a las 22 horas al despacho del abogado Francesc Arnau para comunicarle que su cliente, Jose Antonio Cano Verdejo, se había suicidado en su celda. Utilizando las mismas palabras que pronunció a través del aparato telefónico al abogado Francesc Arnau: "lo de siempre, ha anudado una sábana en la reja de la ventana y se ha colgado".

A pesar de que se presentó denuncia en el Juzgado de Guardia por las dudas que rodearon esta muerte y por la escasa información de la misma el abogado Francesc Arnau fue requerido por la Comisión Deontológica Profesional del Colegio de Abogados, para que diese explicación sobre su actuación por la difusión de la comunicación de dicha muerte.

La Comisión obtuvo dicha información por parte del abogado, sin embargo, no hubo ninguna respuesta por parte del director de la prisión, sobre las causas de la muerte de Jose Antonio Cano Verdejo.

Lo paradójico del caso, aparte de la situación dramática y dolorosa de la muerte, es que Francesc Arnau, como abogado tenía como cliente a Jose Antonio Cano Verdejo y no a Pedro Domínguez, por lo que el secreto profesional sólo debía respetarlo por Cano Verdejo, y no por el Director de la prisión. Sin embargo, Pedro Domínguez, como director de un centro penitenciario público, sí debía dar una explicación por la muerte de un hombre que se encontraba en esos momentos bajo la tutela de su cargo público. Hasta el momento, se desconoce si se llevó a cabo alguna investigación por esta muerte en prisión; lo más probable es que no haya habido ninguna y que esta muerte haya quedado para engrosar las estadísticas de muertes por suicidio, pero no la de la mala gestión de las vidas en los centros penitenciarios.

Precisamente, Pedro Domínguez, actualmente director del centro penitencirio de Brians 2, y que ha seguido de cerca todo el proceso del pacto de libertad de Amadeo, y que finalmente ha sido incumplido, es otra más de las acciones de mala gestión de este cargo de responsabilidad penitenciaria, y otra situación más que quedará impune.

Cada vez más, se hace necesaria la recuperación de la memoria, para evitar caer en las mismas trampas y manipulaciones del sistema. Amadeo ha abandonado la huelga, y creo que ha hecho lo correcto en una situación como esta, en la que tenemos una lamentable y fatal experiencia, en la que el máximo responsable de la prisión en la que se encontraba Amadeo, eludió sus responsabilidades de dar informaciones claras u específicas sobre las causas de la muerte de Cano Verdejo. Ahora ha eludido sus responsabilidades de nuevo, al no conceder el permiso pactado a Amadeo y colaborar en los informes negativos..., la vital diferencia es que en este caso, Amadeo sigue vivo.