dijous, 16 de juliol de 2009

COMUNICADO DE AMADEU CASELLAS RAMÓN A 10/07/2009.

Todos sabemos que los monopolios son ilegales, pero la historia es distinta cuando el monopolio lo acuerdan desde la Consellería de Justicia y la Dirección General de Prisiones, que son los que debieran darnos ejemplo. Viendo esto, no es de extrañar que en las cárceles de Catalunya, estemos algunos presos secuestrados, por supuesto, los que somos pobres; los ricos compran su libertad.

La Consellera de Justicia, Montserrat Tura, y el Director General de las cárceles catalanas, dos de los fascistas del PSC, hicieron un pacto con Telefónica e instalaron un programa en las cárceles de toda Catalunya, para que los presos, más de 10.500, sólo podamos utilizar tarjetas de Telefónica para poder llamar a la familia, abogados y amigos. No podemos utilizar ningún otro tipo de tarjeta como hacíamos antes. Estas tarjetas de Telefónica se venden a 5 euros, no las puede entrar la familia, ni te las pueden mandar por correo. Cada español o catalán, necesita comprar dos tarjetas. Diez euros semanales para poder realizar las cinco llamadas a las que tienes derecho. La cosa se dispara con los extranjeros, tanto de Europa, África o Sudamérica, que necesitan más del doble. Esto supone que, cada semana, Telefónica tiene asegurados con el monopolio, unos 130.000 euros; más de medio millón de euros al mes. Habría que ver qué es lo que ha dado Telefónica en comisiones como pago por este monopolio. Otro gran negocio de la industria carcelaria. No es de extrañar que cada día haya más presos y se construyan más cárceles que las tienen que pagar los trabajadores que, después, pasarán a engrosar estos centros de exterminio. No pasa nada, yo soy de pueblo y en mi pueblo, Vic, se suele decir: mientras haya burros, o lo que es lo mismo, mientras se permita a estos fascistas como Montserrat Tura, Albert Batlle y sus secuaces saltarse sus propias leyes, el pueblo catalán continuará pagando sus caprichos lujosos y sus aires de grandeza. Próximamente, también hablaremos del Corte Inglés como cliente y proveedor de esta gran industria carcelaria.

Ni dios, ni patria, ni amo.

Amadeu Casellas Ramon, actualmente secuestrado en el centro de exterminio de Brians 2.
Día 10-07-2009